Síndrome de Crouzon

Síndrome de Crouzon

Condiciones craneofaciales > Síndrome de Crouzon

Síndrome de Crouzon

¿Qué es el Síndrome de Crouzon?

El síndrome de Crouzon es uno de varios tipos de craneosinostosis, una condición que resulta de la fusión prematura de una o más suturas de los huesos del cráneo. Esto significa que las suturas craneales, o las articulaciones entre los huesos del cráneo, se cierran demasiado pronto, lo que provoca malformaciones craneales y faciales.

La condición fue descrita por primera vez en 1912 por un médico francés Octave Crouzon, quien observó a pacientes con malformaciones craneales características, anomalías faciales y proptosis (protuberancia de los ojos con respecto a su posición normal).

Prevalencia del síndrome de Crouzon

El síndrome de Crouzon, a menudo considerado la forma más leve de los diversos síndromes de craneosinostosis, se estima que ocurre en 1 de cada 60,000 recién nacidos y parece afectar a los hombres con más frecuencia que a las mujeres. El síndrome de Crouzon representa aproximadamente el 5% de todos los pacientes con craneosinostosis y es el segundo síndrome de craneosinostosis más común (de más de 100 síndromes identificados), que afecta a unas 5,000 personas en los Estados Unidos. 

El síndrome de Crouzon también se conoce como:

  • Disostosis craneofacial 
  • Craneoestenosis (tipo Crouzon) 
  • Disostosis craneofacial de Crouzon

Causas del síndrome de Crouzon

El síndrome de Crouzon es un trastorno genético raro causado por mutaciones en los Fibroblastos Gcrecimiento Ffactor receptorreceptor(FGFR) -2 y -3 que se encuentran en el cromosoma 10. Más del 90% de los casos de síndrome de Crouzon son causados por diversas mutaciones en el FGFR-2 gen, en el que se han identificado 50 mutaciones únicas hasta la fecha. El resto de los casos en su mayoría son causados por una mutación específica en FGFR-3que se asocia característicamente con acantosis nigricans. Los síntomas de la acantosis nigricans incluyen piel aterciopelada oscura y engrosada que aparece en los dobleces de la piel y pliegues del cuerpo, como en las axilas y la ingle.

Síndrome de Crouzon y Genética

Tanto el FGFR-2 como el FGFR-3 son receptores de proteínas que juegan un papel en la formación del hueso craneofacial: durante el desarrollo embrionario, estos receptores están involucrados en la creación de osteoblastos, que son las células responsables de la formación del hueso. 

Las versiones mutadas de estos receptores son anormalmente activas y aceleran la diferenciación de los osteoblastos, lo que conduce a la fusión prematura de las suturas en el cráneo del recién nacido. 

Por ejemplo, la fusión de las suturas coronal y sagital hace que los huesos que forman la frente (huesos frontales) se unan prematuramente a los lados del cráneo (huesos parietales).

Aunque el síndrome de Crouzon está asociado con mutaciones en los FGFR-2 o -3 genes, puede presentarse de diferentes formas en diferentes pacientes; mientras que algunos pacientes pueden parecer en gran parte no afectados, otros pueden tener anomalías graves. Un individuo puede adquirir una mutación en estos genes de una de dos maneras. En alrededor del 50 % de los casos, los pacientes heredan el síndrome de Crouzon con un patrón autosómico dominante. Esto significa que han heredado al menos una copia del gen mutado de uno de sus padres. 

En condiciones autosómicas dominantes, los hijos de un padre afectado tienen un 50% de posibilidades de heredar la condición. En el resto de casos, la mutación es el resultado de una mutación “de novo” (“nueva”), es decir, aparece espontáneamente por primera vez en el individuo afectado, sin antecedentes familiares previos. Las causas de estas de novo mutaciones de novo se desconocen en gran medida, pero algunos estudios han sugerido un vínculo con la edad paterna avanzada.


Signos y síntomas del síndrome de Crouzon

La fusión prematura de suturas craneales (o “articulaciones” entre los diversos huesos del cráneo) durante el primer año de vida conduce a un crecimiento y desarrollo restringidos del cráneo, la cara, el cerebro y del sistema nervioso central. Por lo tanto, las características clínicas se vuelven cada vez más evidentes durante los primeros 1 a 2 años de vida y pueden progresar hasta los tres años. Sin embargo, todavía puede haber variabilidad en la presentación, ya que algunos pacientes pueden mostrar signos prominentes al nacer, mientras que otros pueden no manifestar ningún cambio hasta la primera infancia. Algunas personas con síndrome de Crouzon pueden tener cambios faciales muy leves, mientras que otras son más graves.

Lea más sobre los Signos y Síntomas del Síndrome de Crouzon →


Anomalías oculares y síndrome de Crouzon

Las anomalías oculares (de los ojos) también se observan con frecuencia en los pacientes de Crouzon. Debido a la fusión temprana de las suturas en el cráneo, las órbitas (o cuencas de los ojos) se ven afectadas negativamente. Esto provoca la proptosis característica, o la protrusión de los globos oculares, que se observa en los pacientes de Crouzon. Esto puede provocar sequedad en los ojos o lagrimeo excesivo y tiende a hacer que los pacientes sean más susceptibles a la inflamación de la superficie del ojo (queratitis), así como a la conjuntivitis o al “pink eye”. La formación anormal del hueso orbitario puede resultar en una disposición alterada de los músculos detrás de los ojos, lo que lleva a estrabismo (ojos "bizcos" o desalineados), así como a ambliopía ("ojo perezoso"). 

Glaucoma y Crouzon

Los pacientes de Crouzon también tienen un mayor riesgo de padecer afecciones que afectan la visión, como errores de refracción y glaucoma. Los errores de refracción ocurren cuando el ojo está deformado, lo que afecta la capacidad de la luz para enfocarse adecuadamente en la retina; ejemplos de errores de refracción son la miopía y la hipermetropía, así como el astigmatismo. Otro problema común de la visión es el glaucoma, que ocurre cuando hay una anomalía en el sistema de drenaje del ojo. Esto puede provocar la acumulación de líquido y un aumento de la presión dentro del ojo, lo que en última instancia puede provocar daños en el nervio óptico.


Comparación con el síndrome de Apert

Aunque comparte características superpuestas con otros síndromes de craneosinostosis, como el síndrome de Apert o el síndrome de Pfeiffer, es importante señalar que los pacientes con síndrome de Crouzon típicamente tienen manos y pies formados normalmente. Los pacientes con síndrome de Crouzon no muestran sindactilia, que es la unión de los dedos de las manos o los pies, que se observa comúnmente en el síndrome de Apert. Tampoco tienen dedos gordos de los pies o pulgares cortos y anchos, que son característicos del síndrome de Pfeiffer.


Diagnóstico del síndrome de Crouzon

Es posible detectar el Síndrome de Crouzon en una ecografía prenatal, pero se diagnostica más comúnmente al nacer o dentro del primer año de vida cuando se observan las clásicas “características crouzonoides”. 

Los signos físicos del síndrome de Crouzon incluyen: 

  • Craneosinostosis
  •  Un caso leve de Hipoplasia del medio de la cara: subdesarrollo de las cuencas de los ojos, los pómulos y la mandíbula superior 
  •  Proptosis u “ojos saltones”
  •  Nariz picuda 

En pacientes con antecedentes familiares conocidos de síndrome de Crouzon, estas características generalmente son suficientes para confirmar un diagnóstico. Sin embargo, en aquellos con una mutación espontánea, pueden ser necesarias pruebas genéticas y otras pruebas de imagen, especialmente porque las características físicas pueden no ser claras inicialmente en el recién nacido.

Es posible que se necesiten pruebas de radiología adicionales para confirmar el diagnóstico, incluidas radiografías, tomografías computarizadas o resonancias magnéticas para obtener imágenes de las estructuras óseas y el cerebro. Si el diagnóstico aún no FGFR-2 o3 están presentes mutaciones asociadas al síndrome de Crouzon, lo que ayudaría a distinguirlo de otros síndromes de craneosinostosis.


Tratamientos y procedimientos del síndrome de Crouzon

Al igual que muchas otras afecciones craneofaciales, el manejo y el tratamiento del síndrome de Crouzon dependen de las características y la gravedad del impacto funcional y relacionado con la apariencia en cada paciente individual. Además de un pediatra, es probable que se requiera un equipo multidisciplinario de especialistas craneofaciales, incluidos cirujanos orales maxilofaciales, cirujanos plásticos, neurocirujanos, otorrinolaringólogos (ENT) y oftalmólogos para manejar al paciente.

Intervenciones Quirúrgicas 

Las intervenciones quirúrgicas son la principal forma de tratamiento para la mayoría de los niños para prevenir las consecuencias más graves del desarrollo craneal anormal, que incluyen: 

  • Aumento de la presión intracraneal 
  • Ceguera 
  • Discapacidades intelectuales 
  • Pérdida de la audición 
  •  Problemas respiratorios 

En general, los expertos están de acuerdo en que la intervención temprana antes de la edad de 1 año da como resultado un menor riesgo de discapacidades cognitivas, obstrucción de las vías respiratorias y problemas visuales. La cirugía puede tener lugar en un enfoque por etapas o combinado.

Lea más sobre tratamientos y procedimientos para el síndrome de Crouzon →


Viviendo con el síndrome de Crouzon

Con la atención adecuada, los pacientes con síndrome de Crouzon suelen tener una esperanza de vida normal. Sin embargo, aún pueden persistir algunos problemas y complicaciones funcionales a largo plazo.

Desafíos funcionales

Los tres desafíos funcionales más comunes relacionados con el síndrome de Crouzon son la discapacidad visual, los problemas respiratorios y la pérdida auditiva, de la siguiente manera:

Discapacidad visual

Debido a la proptosis orbital (o ojos saltones) en el síndrome de Crouzon, los pacientes tienen dificultad para proteger el ojo, lo que aumenta el riesgo de daño, inflamación o infección en el ojo, lo que puede provocar la pérdida de la visión. Además, debido al aumento de la presión intracraneal, el nervio óptico puede desarrollar edema o hinchazón, lo que provoca la pérdida de la visión. Por lo tanto, el desarrollo ocular debe monitorearse cuidadosamente a largo plazo y debe realizarse un monitoreo regular del aumento de la presión intracraneal mediante exámenes oftalmológicos y radiológicos hasta al menos los 8 años.

Problemas respiratorios

Debido al subdesarrollo de las estructuras mandibulares, muchos pacientes pueden desarrollar apnea obstructiva del sueño (AOS). Los pacientes con apnea obstructiva del sueño pueden experimentar depresión respiratoria y disminución de la oxigenación durante el sueño. 

Lea más sobre los problemas respiratorios asociados con el síndrome de Crouzon →

Audiencia Pérdida

Debido al crecimiento y la forma anormales del cráneo en el síndrome de Crouzon, la sordera puede ocurrir cuando las señales neuronales del oído interno no se pueden transmitir al cerebro correctamente. Además, los pacientes con síndrome de Crouzon y otros síndromes similares tienen un mayor riesgo de otitis media recurrente (o infecciones del oído medio), lo que puede provocar pérdida de la audición. La pérdida de audición puede ocurrir hasta en el 50% de los pacientes con síndrome de Crouzon. Por lo tanto, se necesita la atención adecuada con un audiólogo y otros especialistas para monitorear la audición, especialmente para aquellos con infecciones recurrentes, y para garantizar que el paciente tenga audífonos y otros dispositivos de asistencia para apoyar el desarrollo adecuado del habla, el aprendizaje y el desarrollo social y emocional. Los niños también pueden necesitar el apoyo de una terapia continua del habla y el lenguaje.


Complicaciones potenciales del síndrome de Crouzon

Aumento de la presión intracraneal

El aumento de la presión dentro del cráneo es la complicación más grave del síndrome de Crouzon, especialmente en ausencia de una intervención quirúrgica, como la remodelación abierta de la bóveda craneal, en una etapa temprana de la vida para prevenirlo. De hecho, en los casos de síndrome de Crouzon no tratado, se ha informado que la incidencia de episodios de aumento de la presión intracraneal es de casi el 63%, con consecuencias posibles para la pérdida de la visión, la ceguera y el deterioro del desarrollo cognitivo. 

En el síndrome de Crouzon, las causas del aumento de la presión en el cráneo incluyen hidrocefalia (aumento de líquido en el cerebro), obstrucción de las vías respiratorias e hipertensión venosa intracraneal (aumento de la presión arterial en las venas del cerebro). En promedio, el primer episodio de aumento de la presión intracraneal ocurre alrededor de 1,4 años, y aproximadamente la mitad de estos pacientes experimentan un segundo episodio alrededor de 1,4 años después del episodio inicial. Una vez que se detecta un aumento de la presión intracraneal, se debe iniciar un tratamiento urgente según la causa. 

Por ejemplo, en el caso de hidrocefalia, se puede colocar una derivación ventriculoperitoneal para drenar el exceso de líquido. Si la obstrucción de las vías respiratorias es la causa del aumento de la presión intracraneal, es posible que el niño requiera que se inserten vías respiratorias en la nariz y la faringe (una vía respiratoria nasofaríngea), que se inicie presión positiva continua en las vías respiratorias para proporcionar oxigenación adicional o que deba someterse a una cirugía para extirpar las adenoides. y amígdalas para ayudar a abrir las vías respiratorias. Por último, si la causa es hipertensión venosa intracraneal, el paciente debe ser tratado con una cirugía de expansión de la bóveda posterior (ver arriba).

Condiciones neurológicas crónicas 

Los pacientes con síndrome de Crouzon pueden ocasionalmente experimentar síntomas neurológicos continuos. Por ejemplo, el 25% de los pacientes informa tener dolores de cabeza crónicos y alrededor del 10% tiene convulsiones recurrentes o epilepsia. Los dolores de cabeza crónicos pueden estar asociados con presión intracraneal elevada, pero no siempre. En casos raros, también puede ser causado por una fuga persistente de líquido cefalorraquídeo, que puede haber sido causada por una punción accidental durante la anestesia espinal durante cirugías previas. La causa de las convulsiones en el síndrome de Crouzon no está clara, pero puede estar relacionada con anomalías estructurales del cerebro causadas por la formación del cráneo y la hidrocefalia (exceso de líquido alrededor del cerebro). Los pacientes con convulsiones deberán ser manejados por un neurólogo, quien usará medicamentos para minimizar la aparición de convulsiones tanto como sea posible. Es posible que los pacientes solo requieran un medicamento o, a veces, combinaciones de medicamentos para lograr un control adecuado.

Desafíos de salud mental y emocional

Al igual que en pacientes con otras anomalías craneofaciales, los niños con síndrome de Crouzon pueden sufrir problemas de autoestima y confianza relacionados con su apariencia y condiciones médicas crónicas. Los impedimentos visuales y auditivos pueden dificultar sus interacciones sociales y pueden experimentar aislamiento social o incluso intimidación. Por lo tanto, el apoyo psicosocial continuo de trabajadores sociales y psicólogos es importante para ayudar a los niños con síndrome de Crouzon y sus familias a mantener el bienestar mental y emocional durante el tiempo del diagnóstico y el tratamiento continuo. Los servicios especiales también pueden ayudar a los niños a adaptarse socialmente y garantizar un aprendizaje eficaz en la escuela.

Retraso en el desarrollo

Aunque la mayoría de los pacientes con síndrome de Crouzon tienen una capacidad intelectual normal, alrededor del 15 % experimenta algún retraso leve o moderado en el desarrollo de sus habilidades cognitivas, motoras o del lenguaje. Por lo tanto, el equipo de tratamiento multidisciplinario debe incluir un neuropsicólogo que pueda evaluar a un niño en busca de retrasos cognitivos o del desarrollo y recomendar intervenciones que puedan facilitar el desarrollo.


Conozca a un miembro de la comunidad de myFace

Lee la historia de Lauren →


myFace brinda apoyo a las personas que viven con el síndrome de Crouzon y otras afecciones craneofaciales

myFace ofrece una variedad de servicios directos y programas educativos para ayudar a satisfacer las necesidades de la comunidad craneofacial, que incluyen:

myFace ofrece una variedad de servicios directos y programas educativos para ayudar a satisfacer las necesidades de la comunidad craneofacial, que incluyen:

(1)   (1) los Grupos de apoyo virtual de myFace ofrecen asesoramiento y comunidad para las personas y sus familias que viven con diferencias faciales. Estos ayudan a los participantes a sentirse seguros, apoyados y nunca solos. myFace ofrece grupos de apoyo para adultos, adolescentes y padres tanto de habla inglesa como de habla hispana.

(2)   Las guías para padres brindan recursos y orientación para ayudar a los padres a apoyar el viaje de sus hijos.

(3) La serie de seminarios web Transforming Lives ofrece seminarios web con expertos craneofaciales sobre temas de interés para la comunidad.

(4)   myFace, myStory Podcast Series ofrece entrevistas mensuales y mesas redondas sobre temas de interés para la comunidad craneofacial.

(5)   El Guía de myFace para cirugías craneofaciales sirve como guía para la experiencia quirúrgica de los pacientes y brinda información detallada sobre algunas de las cirugías craneofaciales más comunes.

(6) El boletín Your Impact de myFace proporciona a la comunidad actualizaciones periódicas.

(7)   Apartamentos familiares myFace ofrece el alojamiento gratuito para familias de fuera de la ciudad que buscan tratamiento en la ciudad de Nueva York.

(8) El myFace Wonder Project (Un proyecto basada el en libro “Wonder”) las asambleas escolares brindan a los estudiantes las herramientas que necesitan para unirse contra el acoso y para implementar actos de bondad en sus escuelas y comunidades.

(9) Los eventos myFace brindan oportunidades para que la comunidad craneofacial se reúna.


Referencias

NEWSLETTER SIGN-UP

Stay connected with the latest news and updates from myFace!

"*" señala los campos obligatorios

Name*

Download the myFace Parent Worksheet

Enter your email address below to receive your copy of our Parent Worksheet to help prepare for your child’s medical appointment.